El Yoga es una herramienta aliada del ser humano. En todos los momentos de su vida y para todo tipo de personas.

La unión (significado en sánscrito de la palabra Yoga) entre el cuerpo, mente, espíritu, se trabaja durante toda la práctica para obtener una buena articulación, circulación, musculación, sistema óseo, flexibilidad, elongación, de todo el cuerpo físico.

Hacemos hincapié en lo corporal con posturas que van desde la restauración a posturas de resistencia física trabajando así los desafíos, las frustraciones y el nivel de ansiedad el cual se calma muchísimo.

Trabajamos el equilibrio ya sea físico como mental y también así el emocional. Esto es de manera tal para que al finalizar la clase se logre el principal objetivo del yoga que es: “cesar los movimientos mentales”. En otras palabras sería algo así como calmar la mente. Lograr la auto relajación y una sensación de paz interior. Todo ello se logra estando en postura meditativa sin que duela el cuerpo “físico” y la única manera es haciendo la práctica antes.

Es un trabajo profundo de autoconocimiento. Donde además se liberan toxinas a través de cada Asana (postura), se oxigena el cuerpo, se lubrica la columna vertebral, empieza a correr sangre limpia a los pulmones, al cerebro y se masajean también los órganos internos dónde se provoca un gran alivio en la zona digestiva, ya que trabajamos masajeando internamente la zona. Se tonifican las piernas, glúteos, brazos, columna y abdomen. Y el trabajo de disociación entre movimiento y respiración hace que nuestro aquí y ahora y el estar en el “presente” sea algo realmente consciente. Dejando atrás preocupaciones que son producto de una vida estresada.

Solicitá turno